domingo, 10 de dezembro de 2017

Carta de Ramón Cabanillas 24



En abril de 1930, Cabanillas acudiu a Madrid para asistir como representante da lingua galega ás sesións da Academia e desde alí escribe a Enrique Peinador para darlle conta das rexoubas da política madrileña.
CONFIDENCIAL
EL SECRETARIO DE LA SECCIÓN GALLEGA
        EN LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Sr. Don Enrique Peinador Lines

Mondariz – Balneario

Querido Enrique: Estuve en casa de tu madre, en donde todos están bien, y entregué la medalla de la Franqueira que ha gustado mucho.

Del nombramiento de alcaldes todavía no se sabe nada porque en Gobernación llevan, ahora, eso con una gran reserva. Parece que los referentes a la provincia de la Coruña se conocieron con anterioridad a la firma de las Rs. Os. Y se armó la gorda con los telegramas de Galicia pidiendo anulaciones y rectificaciones. Mi impresión es que ahí no habrá nombramiento: sé que tu petición está anotada. Ayer me dijo la señora de Viguri que Matilde León y su hermana eran amigas de Carmen Bugallal, la señora de Barrón: éste está muy preocupado con una probable oposición en Puenteareas y no me sorprendería que tratase de acercarse. Leí, y me chocó, que está nombrado secretario del Juzgado de 1ª instancia de Puenteareas, Ricardo Chantrero, un amigo mío, casado con una sobrina de una tía política mía: digo que me chocó porque no creo que Sestelo, a sus años, cambie la residencia.

El lunes pasado, en el Palace, donde almorcé con González Parra, me saludó Don Gabino y con él se acercó García Durán que me dijo que su hermano Raul será el alcalde de Mondariz.

El bugallalismo, en la opinión, en los círculos, en las academias, en todas partes, está tenido en poco: todo el mundo crée que es una cosa muerta, pese a esta galvanización del momento. Ayer he visto reir a varios señores graves comentando la noticia de que el buen Don Gabino hablará en el mitin de afirmación monárquica en la plaza de Toros: nadie lo crée. Los gallegos con quien hablé, políticos y no políticos, convienen en que si este Gobierno hace las elecciones (que no las hará o las hará a principios del año próximo) y si se entrega en la extensión que hasta ahora le concedió al bugallalismo, es necesario darle la batalla con todas las armas en acción conjunta: he visto, por mis propios ojos, una carta de Cambó que tiene esta pregunta “¿pero, es posible que en Galicia se tolere todavía a Bugallal?” Cábalas políticas, a montones. Encasillados, producto de imaginaciones acaloradas, a centenares. ¡Qué habrá de cierto en ello, que Berenguer dijo ayer a un amigo íntimo que, hasta la hora presente, no se había ocupado ni mucho ni poco ni nada del asunto! Solamente por curiosidad te voy a dar unos nombres que oigo citar con insistencia: Pontevedra, Emiliano, Raymundo, Portela, Pedro Sangro. – Puentecaldelas, Portela, Antonio Casas, Barros de Lis, Sanz de Vicuña. – Cambados, Garra, Creixell, Meillán, Paratcha, Juanito Gil Armada, Marqués de Santa Cruz. – Tuy, Ordoñez, Portela, Basilio y un candidato tapado de Berenguer. – Estrada, Vicente, Sangro. – Puenteareas, Barrón, Don Gabino. Amado Garra, Emiliano, Portela, Calvo Sotelo. – Lalín, Sanz de Vicuña, Calvo Sotelo, Jorge Quiroga, Cavalcanti, etc, etc. Con los mismos nombres y con otros las variantes figúrate a que número llegarían. Y esto sin contar con que todavía no comenzaron a moverse los constitucionalistas, los melquiadistas, los autonomistas, los laboristas y los primoriveristas. Los laboristas son los que seguirán a Martínez Anido, entre los que figura Castelo (Pepín Ramiranes) que me pidió la firma para un manifiesto. Como verás, hay para reir un rato.

Tormo está bastante delicado: persona veracísima me dijo que se había sometido a un régimen de ayuno para adelgazar y que se había puesto un poco raro: se levanta a las cinco y media de la mañana y, en pelo y a pié, se marchaba a Puerta de Hierro. Lo he visto y saludado el día de la recepción de Rubió y Lluch y quedé de ir a verlo en el Ministerio, pero sus viajes relacionados con los nombramientos de rectores no me permitieron hallarle. Se dice que durará poco. Estuve en el negociado de Contabilidad: no halle al señor Larra. La impresión allí es que esa y otras obras se demorarán hasta que la baja de la libra consienta la movilización de las pesetas: no hay que olvidar que estamos en plena dictadura económica.

Estuve en la recepción de Peña en la Academia de Medicina (mucha y buena gente y un lleno de estudiantes) y allí encontré a tu hijo que está muy bien y en la secretaría particular de Romanones.

Nuestras sesiones se cerrarán con la de mañana.

Sabes cuanto te quiere tu buen amigo

Ramón
Abril, 1º


Este envío confidencial pon de manifesto a rede clientelar que administra a designación dos cargos públicos no primeiro terzo do século XX: alcaldes que veñen predeterminados antes da publicación dos resultados oficiais, candidatos postos a dedo polos caciques locais, as forzas vivas aliándose para impedir a entrada nas institucións dos candidatos alternativos...

Enrique Peinador tamén declara as súas preferencias sobre quen debe presentarse como candidato polo concello de Mondariz. A solicitude segue o seu curso e Cabanillas informa que Manuel Barrón, representante bugallalista por Ponteareas, talvez procure un achegamento a Peinador por medo a non renovar o escano como deputado.

O bugallalismo, porén manter as redes clientelares que garanten o control local, comeza a ser visto como un poder esmorecente (Gabino Bugallal faleceu en 1932) e mesmo os aliados conservadores no parlamento téñeno por unha pexa para os seus intereses.

Pola capital comezan a correr as relacións cos nomes dos candidatos conservadores para as eleccións municipais. Non obstante, Dámaso Berenguer, sucesor de Primo de Rivera, non elaborou aínda as candidaturas.

Ao cabo, as eleccións celebráronse o 12 de abril de 1931, logo da dimisión do xeneral Berenguer en febreiro, provocando a caída da monarquía desautorizada polos resultados favorables para a República.

Pero antes diso, como anota Cabanillas na carta, as familias políticas representadas na ditadura procuran mover as pezas para situarse en posición vantaxosa diante da nova situación que albiscan e que había esborrallar temporalmente o seu poder.

sexta-feira, 1 de dezembro de 2017

Carta de Ramón Cabanillas 23



Mentres Cabanillas agarda en Cambados polo inicio das sesións da Academia Española para desprazarse a Madrid, aproveita a ocasión para poñer ao día a Enrique Peinador sobre as rexoubas políticas que corren polo pobo.

Cambados, 15 de marzo 1930

Sr. D. Enrique Peinador Lines

Querido Enrique: Ya tenemos a Barrón (1) en funciones!

Según me dicen al Gobernador hay que darle, de vez en vez, una inyección de bugallalismo para que no flojee. También me aseguran que los nombramientos de la Diputación y algunos ayuntamientos están detenidos por Raymundo (2). Parece que no todo el monte es orégano! Me han dicho que Casas quería que el Alcalde de ahí fuese Avelino, pero yo continúo creyendo que no habrá nombramiento.

Acabo de recibir el pase para asistir a las sesiones reglamentarias de este mes y espero salir para Madrid del 17 al 20. Como iré a saludar a Tormo aprovecharé la ocasión para hablarle de las obras del Sanatorio. Escríbeme lo que se te ocurra que haga en el asunto y dirígeme las cartas a la Academia porque pienso ir a ella todos los días para extender a máquina más papeletas que tengo preparadas.

Me escribió Viguri que espero me resuelva el asunto muy pronto. 

¿Cómo está lo del empréstito? Creo muy conveniente que se haga. Calculo que el expediente debe estar terminado.

Como aún no resolvieron lo de las dietas y estoy sin una peseta giré trescientas pesetas contra Alcalde: te ruego le indiques que atienda el giro.

Supongo que tendrás buenas noticias de Avelina e Isidro.

           Te abraza con el mayor afecto tu buen amigo

Ramón

Aquí andan a trastazos los políticos nuevos, los viejos y los de mediana edad. Hay risa para rato.


O Bugallalismo foi un dos grupos caciquís da Galiza rural caracterizado polo culto á personalidade do líder e por agrupar as chamadas “forzas vivas”, de carácter conservador e socialmente excluíntes.

E se ben Cabanillas, predestinado pola orixe humilde a cantar as louvanzas dos caciques, rompeu con este destino na xuventude ao confrontar con quen dominaba os resortes do poder, o cal acabou valéndolle o desterro en Cuba, na madurez adoptou unha actitude máis pragmática.

Logo da decepción que supuxo o abandono do posto de secretario no concello de Mos á procura dun destino incerto en Madrid, sen ingresos recorrentes que lle permitisen manter a familia e sabendo que os cartos públicos, e tamén os privados, están nas mans dos caciques, Cabanillas, fornecido dun notable instinto para fomentar as relacións sociais, procurou o contacto cos poderosos, que aceptaron o achegamento satisfeitos por ter domeado o irredento Poeta da Raza.

Non obstante e a pesar de prestarse ao xogo dos caciques non abandonou a ideoloxía galeguista, modulada por unha posición conservadora.

Na carta enviada a Peinador podemos ver como é quen de achegarse a eles, sen perder, iso si, a sorna que o caracteriza.

(1)  Manuel Fernández Barrón, xenro de Gabino Bugallal, representante do bugallalismo e deputado conservador en catro convocatorias polo distrito de Ponteareas.
(2)  Raimundo Riestra Calderón (Pontevedra, 1882 – A Toxa, 1967). Segundo marqués de Riestra. Deputado, banqueiro, subsecretario do goberno e director do xornal La Correspondencia Gallega.

quarta-feira, 15 de novembro de 2017

Carta de Ramón Cabanillas 22



Cabanillas escribe de novo a Peinador en novembro de 1929 para informalo das xestións do lobi galego en Madrid, decidido a obter do goberno o compromiso sobre a construción dun camiño de acceso ao balneario de Mondariz.

Sr. D. Enrique Peinador

Querido Enrique: Estuve con Callejo. Me dijo que acordado y aprobado, como lo está en Consejo de Ministros, el crédito para la ejecución de las obras, espera, para anunciar la subasta, a que le dé el dinero el Ministerio de Hacienda, que, según él, anda un poco apretado para lograr una buena liquidación de fin de año. Insistió en que desea que pongan la cantidad en la cuenta de Instrucción porque no quiere que después haya entorpecimientos.

Creo, pues, que el asunto depende ahora de Calvo Sotelo. Tal vez fuese conveniente que Vicente apretase a éste porque, sea o no sea verdad, no le conceden mucha vida a la situación. No creo la mayor parte de lo que se cuenta, pero todo parece indicar que hay bamboleo.

Recuerdos de Basilio.

Te abraza

Ramón

Muy de prisa
Madrid – 20 Nov.


Eduardo Callejo, aliado de Peinador no Consello de Ministros, foi ministro de Instrución Pública e Belas Artes durante a ditadura de Primo de Rivera.

Cabanillas confirma a información facilitada polo marqués de Figueroa, segundo a cal o goberno concedeu o crédito para executar a obra. Agora todo depende do tamén galego Calvo Sotelo, ministro de Facenda, quen debe asignar os cartos ao presuposto de Callejo.

O procedemento non pode ser máis irregular porque debería ser o ministerio de Economía, de quen depende o departamento de Obras Públicas, quen licitase as obras e non o de Instrución, poñendo así de manifesto a tradicional importancia dos apadriñamentos na política española.

En todo caso e como intúe Cabanillas, resulta probable que o expediente non chegara a executarse, por moito que recomende a Peinador falar con Vicente Riestra, xenro do seu irmán Ramón e deputado na Restauración, pedíndolle que interceda diante de Calvo Sotelo para que acelere o procedemento, porque o goberno está en precario. De feito, o xeneral golpista Primo de Rivera dimitirá dous meses máis tarde; o 28 de xaneiro de 1930.