quarta-feira, 1 de novembro de 2017

Carta de Ramón Cabanillas 21



A actividade de Cabanillas en Madrid é frenética. Logo da carta enviada desde a capital o día oito de novembro, de novo volve escribir o dezanove despois de pasar a fin de semana en Cambados. Cabanillas traballa arreo por conta de Peinador xunto con outros lobistas como o marqués de Figueroa, para mover os fíos que permitan construír un camiño de acceso ao balneario de Mondariz.

Sr. D. Enrique Peinador

Querido Enrique: llegué con cinco horas de retraso – agarrotamiento de un eje de la máquina y un accidente en un mercancías a la altura de Porqueros que nos mantuvieron entre 9 y 1 de la noche en plena desolación leonesa.

Hoy he visto a Rojí – muy amable – que no sabe nada a partir de la salida del expediente de “Construcciones Civiles”: me habló del pase de este por el Tribunal Supremo de Hacienda y por el Consejo de Estado, pero, al enterarle de que ya se había aprobado el crédito en Consejo de Ministros, supone cumplidos esos trámites que juzga previos. Desde luego estima que la obra se celebrará por subasta, si se atienen a la ley, aunque no desecha la posibilidad de que la verifiquen por administración si se les antoja.

Estuve también a ver a Callejo, pero había 400 personas porque hoy es “audiencia pública” en Instrucción, como martes, y lo dejé para mañana.

Visité a tu madre que acababa de escribirte unas líneas en una carta de un consumidor de las aguas.

Todos están bien y todos encantados de tu próximo viaje.

Escribiré con más calma.

Te abraza

Ramón

6 tarde
19 Nov. 1929 Madrid


Non podemos saber quen é a persoa que Cabanillas identifica co nome de Rojí (quizais o arquitecto Joaquín Rojí, responsable do deseño dalgúns edificios senlleiros no Madrid destes anos), pero si vemos como fican ás claras os manexos políticos da ditadura de Primo de Rivera, en nada diferente dos corruptos e ineficaces tempos políticos previos e inmediatamente posteriores, onde os apadriñamentos e a habilidade para moverse nos despachos da administración é o xeito habitual en que os lobistas desatoan os asuntos administrativos.

Eduardo Callejo é o ministro de Instrución da ditadura. El foi quen informou ao grupo de presión que traballa a prol de Enrique Peinador da aprobación do crédito asociado á obra no Consello de Ministros.

Por último, Cabanillas informa da visita á nai de Peinador, quen reside en Madrid.

Sem comentários:

Enviar um comentário